Por qué París nos gana siempre, para mi la respuesta es evidente.

Valentino.

Y es que desde que la Maison Valentino tiene al frente, como creador, a Pierpaolo Piccioli, el Haute Couture cobra por fin todo el sentido de lo que representa, delicadeza, elegancia, fragilidad, sin estar reñido con la comodidad.


Sus etéreas creaciones inspiradas en el clasicismo son la pura definición de la elegancia. Sus vestidos columna son magníficos y no dejan de realzar con exquisito gusto la figura femenina de forma elegante.


El desfile ha tenido lugar en el Hôtel Salomon de Rothschild, cuyo carrusel final, con las modelos en fila en la escalinata vuelve a hacer gala de la elegancia de sus diseño.

img_0576

 

Es la muestra de que, los nuevos aires en las clásicas casas de moda, pueden ser un todo un acierto elevando al máximo exponente la esencia de la marca, sin ninguna duda.

Fotos: @maisonvalentino y @vogueparis

Anuncios